Es ilustrador profesional y autor de más de treinta libros sobre distintas ciudades y países del mundo. En sus cuadernos se mezclan dos de sus pasiones: el viaje y la acuarela, que había olvidado en la juventud y redescubrió en el año 1999 en Sudáfrica. En 2005 acude al festival de Clermont-Ferrand y, desde ese momento, aborda su trabajo con un cuaderno en las manos. Enseña sus conocimientos con la acuarela y su técnica de dibujo en residencias artísticas en lugares como Grecia, Marruecos o Italia.